Para todas esas personas que buscan una asesoría fiscal en La Laguna mejor

Sobre una propuesta rentable que, casi seguro, ninguna otra

asesoría fiscal en La Laguna

te ha hecho para invitarte a que la disfrutes.

Desinformadas. Cabreadas. Decepcionadas. Perdiendo dinero. En 2020 demasiadas personas como tú se han visto forzadas a encontrar una nueva asesoría fiscal en La Laguna. Por favor, ahórrate tiempo, dinero y disgustos. Déjanos explicarte porqué, actualmente, CLS Consultoría es la opción que puedes estar buscando.

Él solía llegar a la oficina temprano. Para él solo era otro día de trabajo.

Siempre iba a la máquina expendedora nada más entrar. Disfrutaba de un café caliente y de un cigarro fuera de la oficina.

Había mañanas que llovían, otras en las que el viento le dificultaba fumar y otras en las que la escarcha de la mañana era mitigada por el calor tenue del tabaco ardiendo. El humo flotaba.

Era una persona completamente normal. Introvertida. A los 15 minutos el turno empezaba. Se sentaba en su mesa tranquilo. Encendía su arcaico ordenador. Se miraba un poco al espejo y sonreía – le gustaba verse bien. Empezaba su monótona mañana. Otro día más. Otro día menos.

Papel viene. Papeleo se va. Cliente viene. Cliente se va.

Ese día, la señora Cristina volvía a llamar al teléfono. ¡RING RING! “Que se calle ya por Dios” – Pensaba él.

La señora no cedía. El hombre, harto, cogió el teléfono… cansadamente… aburridamente… vagamente.

– “¿Sí dígame?”.

– Buenas soy Cristina otra vez, mira me acabo de enterar de que el plazo para entregar los impuestos del 3er Trimestre se va a acabar ya. ¿Ustedes me tienen eso ya preparado? ¿Hace falta que yo haga algo? 

– Señora, justo le iba a avisar ahora. Señora haga lo de siempre. Rellene los papeles que le dije y mándemelos o tráigalos a la oficina.

– ¿Qué papeles? ¿Las facturas? ¿Los de la contabilidad? ¿O…?

– Los de la contabilidad señora. Sus ingresos y gastos. Viene un cliente. Le dejo. Buenas tardes.

Cristina se quedó en 33. Él mintió. No atendió a ningún cliente después de eso.

Tomó un papel. Lo rellenó. Lo envió. Tomó un modelo. Lo presentó.

Y al final, después de largos años repitiendo el mismo proceso… Él se olvidó de lo que una vez había empezado. En su cartel ponía “asesoría fiscal”. En la práctica se retrataba como un mero tramitador de papeles – un mero gestor.”

Bien.

Las llamadas “Asesorías fiscales en La Laguna”

Mira, por desgracia, la mayoría de las asesorías fiscales en La Laguna actúan como “Él”. Son tristemente 99% gestoría – 0,5% habladuría – 0,5% intento de dar consejo – Y 200% tú en 33.

No te avisan de los plazos ni con un SMS. No mandan correos ni con una plantilla del Gmail. Si te pueden escuchar dos minutos y guiarte hasta la puerta… cuanto antes mejor. Si cometen un error, no es su culpa. Si explican para ellos: “a buen entendedor pocas palabras” y así y así.

Gracias a esta clase de asesoramiento, la clásica escena de un empresario que acaba estallando y gritándole a su asesor por teléfono se ha vuelto un cliché. 

La historia de un cliente que acaba de huir indignado de su antigua asesoría fiscal porque lo único bueno que tenía era un asesor… y ya ni eso… también.

Y el momento en el que, cuando miras tus cuotas mensuales te cae un rayo encima y piensas: “¡¿Para qué diablos estoy pagando esto?! ¡¿Para qué sigo dando 100 euros al mes TODOS LOS MESES si ni recibo un correo electrónico 2 meses de cada 3?!”… también se repite y se repite y se vuelve a repetir…

¿Y con qué se queda esta gente? ¿Con qué te quedas tú?

Con uno o varios disgustos, con muchas ganas de asesorarte – sin los billetes que no querías soltar por nada del mundo… y con la divertida búsqueda que tienes por delante en el apasionante mundo de las comparativas entre asesorías fiscales laguneras… Genial…

Lo que estás a punto de ver

Como bien te dije hace un momento, el principal motivo de esta importante charla (además de hablarte sobre cómo está el panorama) es que ambos ganemos algo bueno a partir de esto:

  • A ti, casi seguro, te interesa encontrar una buena asesoría fiscal de una vez por todas. Una que no te traicione, una a la que no necesites asesorar tú y una que preferiblemente te informe como debe cuando debe. 
  • A nosotros, por otro lado, nos interesa darte lo que los otros asesores no te han dado para así convertirnos en tu opción número 1 para así poder asesorarte bien y ganar dinero mientras tanto. Así de claro.

Aquí no te vamos a negar que esto es un negocio. Mercadona vende comida sin gluten para los celiacos y es un negocio. Cáritas ayuda a gente, pero necesita dinero para funcionar. ES un negocio. No lucrativo, pero negocio igual. Hasta los hospitales son un negocio y salvan vidas.

CLS Consultoría no es la excepción.

Sin embargo, eso no significa que por el mero hecho de ser una empresa tenga que hacer mal su trabajo o descuidarlo o babear incontrolablemente por cada billete y moneda que se cae al suelo.

Asesorar es algo que hacemos para ayudar a la gente y para poder sobrevivir. El uno, va de la mano del otro. Si ganas dinero, pero no ayudas a la gente… ¿Qué haces entonces? Estafas.

ES.

TA.

FAS.

Por eso, ya que te has atrevido a priorizar hacer click en esta página web, sobre todas las páginas que tiene Google sobre asesorías fiscales, sobre todos los millones y millones de resultados que tiene desde “cómo no pagar impuestos en 3 simples pasos” hasta “¡¿Es verdad que Michael Jackson sigue vivo y está escondido en Hawaii?!”

… Permíteme pues introducirte a lo que será la propuesta más interesante que verás nunca en una asesoría fiscal en La Laguna. Y lo será simplemente porque (1) a diferencia de esta, ninguna otra asesoría suele tratarte como una persona en sus páginas webs y (2) porque:

  • Vas a encontrar información sobre como este asesoramiento a ayudado a cientos de autónomos y empresarios a huir de las garras de estas asesorías mediocres.
  • Vas a descubrir porqué nuestros 4 asesores fiscales valen la pena.
  • Vas a descubrir el método de comunicación especial que usamos aquí.
  • Y vas a poder optar por beneficiarte de una oferta buena y limitada en esta página – sin ninguna clase de costes monetarios ni permanencias involucradas – para que esto no sea “leer por leer” en tu caso, y “escribir por escribir” en el nuestro.

Así que, sin más dilación, empecemos.

4 Maestros – 4 Guardianes: El Engranaje Base

Gracias a Dios, a día de hoy, 325 clientes disfrutan de CLS Consultoría. De ellos casi un 90% – aproximadamente un 88% (es decir, 286 clientes) – han venido mosqueados o profundamente decepcionados con su anterior asesoría confirmando y reforzando así la idea de que este mercado monocolor: el mercado de las asesorías fiscales en La Laguna está en detrimento.

¿Debería eso preocuparte? 

Pues con CLS Consultoría no.

Porque aquí tenemos a Sandra, Toñi, Yasmina y Julio dando el cayo día sí y día también. De hecho, uno de estos 4 asesores fiscales es el que te asesoraría en caso de que vinieras aquí a trabajar con nosotros.

Y sería bueno para ti. 

Porque ellos han utilizado la magia de su personalidad y educación, para poner a un 98% de esos 325 clientes rumbo hacia Villa Tranquilidad y, de momento, lo han conseguido con creces y lo siguen consiguiendo con creces. 

¿Qué significa esto? 

Que dudo que tú seas una excepción. Aunque ¡Hey! Podrías serlo. No somos un remedio infalible ni hacemos milagros. Te escuchamos, trabajamos para ti y resolvemos tus problemas fiscales si tienen solución. Nada más y nada menos.

¿Por qué deberías creerte que estos asesores son buenos?

Pues porque estas personas han estado cerca de 30 años viendo cientos de personas entrar a la oficina. Han hablando con ellas, trabajado para ellas, aprendido de ellas. 8 horas al día (sin contar horas extras) durante casi 365 días multiplicado por esos casi 30 años.

Eso equivale, más o menos, a 87.600 horas en las que estas personas han estado practicando su “artesanía” sin parar – absorbiendo curso tras curso en su tiempo libre – recibiendo caras sesiones de coaching – siendo examinadas por la realidad – bajo la exigente crítica del público – mientras nada ni nadie frenaba por ellos.

¿Y qué han generado esas 87.600 horas? ¿De qué te valen a ti? ¿Qué te aportan?

Pues esas horas no te aportan nada, pero lo que han aprendido de ellas sí. Eso te trae más

Desentendimiento. Liberación. Disponibilidad. Orientación. Cercanía. Utilidad. Alegría. Tranquilidad. Ahorro. Herramientas. Control. Actualidad. Estatus. Seguridad. Puntualidad, Tiempo… 

…Y de paso…

  • Te trae alguien al que acudir cuando no sabes que hacer.
  • Una solución efectiva, dedicada y premeditada. 
  • Información útil por un tubo gracias al BOE, los Reales Decretos, la Constitución Española y los periódicos que no mienten ni dan informaciones falsas. Y gracias a los teléfonos y al correo electrónico. 2 grandes invenciones sí señor.
  • La posibilidad de delegarle todo el papeleo a otro que encima te lo haga bien.
  • El sueño húmedo de no volver a hacer un modelo en tu vida.
  • La oportunidad de ayudar a tus seres queridos con los consejos que recibes solo por ser cliente.

Y te trae…

  • La seguridad de tenerlo todo en regla.
  • La silenciosa satisfacción de ser escuchado. 
  • La tranquilidad de evitarte colas y esperas de 15 minutos en sillas incómodas con la paranoia del coronavirus en administraciones públicas.
  • Los secretos que conocemos y puedes usar a tu favor en esas mismas administraciones.
  • El pago de impuestos justo y necesario. Esto es importante. Hay gente que paga más de lo que debe porque no saben nada de leyes tributarias o hacen mal cálculos.
  • Un local íntimo, cómodo, bien localizado donde desahogarte de tus problemas.
  • Y un local íntimo, cómodo y bien localizado donde ilusionarte con sus soluciones.
Asesoría fiscal en La Laguna

Comunicación Perforante.

En CLS Consultoría tenemos un concepto de “Cómo debemos comunicarnos” que se aleja un poco de la pereza y se acerca más hacia la acción efectiva. A lo me refiero es a que: cuando se trata de asesorar, hablar no basta.

No es suficiente.

Tú ya sabes de lo que te hablo. Seguramente lo has vivido al darle consejo a tu pareja, a tus amigos, a tus padres o a tus hijos. Las palabras, el momento, el saber cuándo callar o no… marcan la diferencia entre un “Déjame en paz ya ¡C***!” y un “Gracias. De verdad”.

A veces cuando ves a tu hija llorar desconsoladamente porque le han roto el corazón puede que sea mejor darle un abrazo y callar. Otras veces, como en mi caso, puede que sea mejor dejarla un tiempo sola en su habitación a oscuras… Mientras ella escucha canciones de Ed Sheeran en bucle y tú rezas mucho muchísimo porque se ponga bien detrás de la puerta. Otras veces, quizás agarrarla, mirarla fijamente casi llorando y tener “LÁ Charla” es lo correcto.

Y UFF

Eso no se lo deseo a nadie.

Otro ejemplo de esto, sería cuando descubres que a tu mejor amigo le están poniendo los cuernos. Automáticamente en tu mente empieza el debate del “qué y cómo haré”.

“¿Primero lo fundo a pruebas o intento empatizar? ¿Le envío un Whatsapp o eso es muy tal…? ¿o lo llamo? ¡¿Lo llamo?! Nonono… mejor en persona. A lo mejor le digo de quedar y dejo que el tumulto de cervezas me lo ponga fácil… NO eso no es de amigo. ¿Soy idiota o qué? ¿M**** a lo mejor debería callarme…?” ¡JAMÁS! Etc.

En fin.

Lo que está claro es que: si se lo dices al final, no le vas a hablar sobre patos y pepinillos.

De hecho, a lo mejor al final le das un guantazo porque en verdad era él el infiel. Quien sabe.

El caso es que, a pesar de todas estas posibilidades, SIEMPRE hay una cosa que NUNCA cambia en esto… y esa cosa es que, la mayoría de veces, esos detallitos aparentemente insignificantes importan tanto que… si te descuidas… pueden llegar a sentirse para la otra persona como si una gran lanza atravesara por completo su pequeño corazoncito… ya sea para bien o para mal.

Eso es así. 

Hay consejos que literalmente salvan vidas: “¡DEJA EL ARMA JOHNNY, NO DISPARES!”.

Otros que evitan un chancletazo de tu madre: “Creo que mejor limpias tu cuarto tio…”.

Y otros que inevitablemente te traen tiempo libre, ahorro y tranquilidad cuando se trata de impuestos: “Deberías cambiarte de asesoría fiscal cuanto antes”.

De ahí, el concepto “Comunicación Perforante”.

La mayoría de personas que van a una asesoría se encuentran volcadas en un mar de preocupaciones. Se preguntan que deben hacer, cómo lo deben hacer, en qué orden lo deben hacer, en qué plazos… a donde habrá que ir, qué papeles harán falta… qué impuestos habrá que pagar… se preguntan si necesitarán una cl@ve, un PIN o una ingeniería para pedir cita…

Números y números. Procedimientos y procedimientos. Estrés y más “estreses”.

Creemos que un consejo DEBE causar impacto. DEBE ayudar. DEBE perforar preocupaciones. 

Por eso, cada vez que nos comunicamos contigo: 

  1. Primero: cavamos un túnel para ti entre TUS problema y TUS soluciones para que así puedas llegar sano y salvo al paraíso de: “¡Qué bien que tengo todo lo fiscal en regla!”
  1. Segundo: nos esforzamos en brindarte conocimiento y razones de peso, ya sea a través de correos, de llamadas o de citas, para que puedas tomar buenas decisiones hasta con los ojos vendados.
  1. Y tercero: presentamos todo dentro de plazo para que no tengas ninguna matraquilla en la cabeza mientras tú te relajas en tu casa o donde sea, estés solo u acompañado.

Y mientras todo esto ocurre… mientras los impuestos como el IGIC, el Impuesto de Sociedades, el Modelo “X”, el Impuesto por Actividades Económicas… etc. van cayendo uno tras otro a través de un gran trabajo – anualmente auditamos tu empresa para refinar tu contabilidad y pulir tus opciones fiscales – Y, además, te aconsejamos para que ningún impuesto de estos te intente poner la mano encima más de lo que ya lo hacen.

¿Lo mejor de esto?

Esta clase de comunicación no requiere que seamt50s joven o mayor, guapo o feo, universitario o analfabeto, o ni siquiera, que te caigamos bien. Solo requiere que quieras hablar, escuchar y disfrutar de lo que ya sabes que nuestros 4 asesores fiscales ponen sobre la mesa.

Concluyendo…

Si decides concedernos la posibilidad de trabajar contigo esto es lo que ocurrirá:

  • Sustituirás los abusos y negligencias que tus anteriores asesorías fiscales han tenido el descaro de regalarte por responsabilidad e integridad en tu asesoramiento.
  • Saborearás el significado de la palabra “asesorarse” – algo que parece que muchísima gente ni siquiera tiene el placer de imaginarse.
  • Evitarás el fatídico error que, según nuestros datos, cometen cerca de un 95% de las personas que sacrifican un buen asesoramiento por elegir una asesoría fiscal en Tenerife “más barata”. (Luego llegan las multas de repente).
  • La Agencia Tributaria soltará una pequeña lágrima de tristeza cuando se entere de que ya no pagas ni un céntimo de más. Tú, a cambio, quizás sueltes un suspiro de alivio.
  • Sea como sea tu situación, fácil o difícil, sencilla o complicada, dará un giro de 360º hacia la dirección en la que tiene que ir, domada por el consejo de nuestros expertos.

Y, de paso, dormirás mínimo un 5% mejor, sabiendo que, si surge algún problema fiscal, ya tienes a alguien que sabe invitarlo amablemente a la puerta.

Así que aquí está nuestra Oferta. Olvídate de Pagos Durante 1 Mes.

Mira.

Somos plenamente conscientes de que la gente suele aprovechar el cierre del año fiscal para cambiarse de asesoría. Nosotros tenemos la intención de atraer a esas personas que están buscando una asesoría para que así nos prueben, comprueben la diferencia y se queden.

PEEEERO aquí lo realmente importante es que ambos ganemos algo. Por eso, literalmente después de 3 meses buscando una oferta, diseñamos esta para darte 1 razón para actuar.

Ergo, si reservas cita ahora en esta página, tendrás acceso a un mes de prueba en el que no pagarás ni un duro por probar nuestro servicio fiscal – contable. Tampoco habrá permanencias implicadas porque no queremos engatusarte con la oferta para luego liártela con un contrato.

Ni tú eres un burro ni nosotros somos un palo con una zanahoria atada a él. 

Entonces, este es el plan.

Si reservas cita ahora el primer mes que vengas a CLS Consultoría:

  • Ni pagarás por recibir el trabajo de nuestros asesores fiscales.
  • Ni pagarás por recibir los servicios contables generales (que son más costosos).
  • Ni pagarás por un chequeo inicial en el que veremos cómo llevas los impuestos, como estás en tema de censos, como están tus cuentas, tus libros contables… todo eso.

Es decir, te llevarás un asesoramiento fiscal que suele rondar por 67 – 80 euros (debido a la calidad del servicio) a precio de 0 euros. Por otro lado, y esto es importante:

  • La regularización y puesta al día de los posibles problemas que se detecten en el chequeo inicial.
  • Y la actualización de tu situación contable (en caso de que fuera necesaria realizarla).

NO estarán incluida en la oferta. ¿Por qué?

Pues principalmente porque son tareas muy delicadas que llevan mucho tiempo, muchos documentos de por medio y mucho excavar y excavar en administraciones, datos bancarios, procesos administrativos, etc. Tomar esos 2 trabajos de forma absolutamente gratuita, en nuestra situación actual, sería imposible porque estamos de trabajo hasta el cuello.

Y no vamos a quitarnos tiempo para hacer un “macrotrabajo” gratuito para clientes nuevos antes que poner ese mismo tiempo de trabajo en los clientes actuales que tenemos y que pagan mes a mes por nuestros servicios a pesar de lo difícil que están las cosas.

Conclusión:

Si quieres recibir un asesoramiento fiscal y contable atento y metódico, con todo lo que eso implica, sin pagar por él este mes y dándote de paso el lujo de probar y comprobar como esta asesoría es potencialmente mejor que la tuya anterior… Entonces y solo entonces… reserva cita aquí y ahora.

*Hay solo 25 plazas y la oferta solo seguirá disponible si vemos que funciona. Si no, y como cualquier negocio con 2 dedos de frente… la quitaremos y la desterraremos para siempre.*

Reservar cita ahora

abril 2021
LunMarMiéJueVieSábDom
2930311234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293012

Esta es nuestra ubicación física:

CLS Consultoría
Ir arriba