La manera fácil de matar a la burocracia

Es una dictadora. La burocracia aparece de un momento a otro, te obliga a cumplir su voluntad y no siente compasión por ti. Con este método su dictadura acaba aquí.

¿Confiarías en alguien que no conoces?

Seguro que tienes o has tenido a ese alguien especial. Ese alguien al que no temes pedirle un favor importante.

Puede que sean tus padres, tu pareja, tus hijos o tu mejor amigo. Puede que sigan contigo, o que ya no estén.

Sé que sabes a qué me refiero. “Oye ¿podrías hacerme un favor? Es que eres la única persona a la que puedo pedírselo. Solo puedo contar contigo”

Hablo justo de esa persona.

Ahora bien ¿Confiarías en alguien aleatorio que te encuentras en la calle? Dependiendo de cómo se dirigiera a ti ¿Hablarías con él o querrías acabar la conversación cuanto antes?

Sabes, si yo tuviera que encargarle algo a alguien, tengo claro que solo contaría con dos personas. Yo y ese alguien en quién confío. No un desconocido.

Sin embargo, la mayoría de asesorías actúan justo como eso último. Se limitan a venderte servicios fiscales, laborales, jurídicos… Te venden profesionalidad, equipos multidisciplinares, humo.

Y lo entiendo, esas palabras complicadas suenan bonitas, pero la verdad es que eso es solo la guinda que va encima del pastel.

Lo que de verdad necesitas es una asesoría en la que poder confiar. Por eso buscas profesionalidad, prestigio, testimonios, años de experiencia y cualquier otra cosa a la que aferrarte para saber, si de verdad, puedes depositar tu confianza en ella.

Es cierto, no somos la empresa más famosa, pero sí una en la que puedes confiar. Y eso vale mucho más que cualquier otra cosa.

Porque al final ¿quién crees que te puede asesorar mejor?

¿La asesoría que vende humo o la que va de frente?

Aquí el criminal es la burocracia.
Conoce a los que te van a salvar de ella.

Lo que nos diferencia de un boleto rasca y gana y cómo eso ¿te beneficia?

Seguro que conoces los típicos boletos rasca y gana.

No son nada del otro mundo, pero tienen algo que a la gente le gusta. No sé si rascarlos es satisfactorio o si la tensión del “qué me tocará” es adictiva.

La cosa es que las probabilidades de no comerte un rosco son increíblemente altas.

Nuestra asesoría tiene algo en común con esos boletos: puedes llevarte premios.

Por ejemplo, solucionando problemas fiscales y contables puedes aumentar tus ahorros, resolviendo cuestiones laborales puedes ganar tiempo y acabando con impedimentos jurídicos puedes recuperar tu tranquilidad. 

Pero esto no va sobre similitudes, sino sobre diferencias.

Nuestra primera gran diferencia con un boleto rasca y gana, es que con CLS Consultoría siempre hay una recompensa esperándote. 

SIEMPRE GANAS.

De hecho, ganamos los dos.

Tú eres escuchado, tus problemas son resueltos y te acompañamos durante todo el proceso ofreciéndote un servicio totalmente personalizado.

Por nuestra parte, quedarnos con la satisfacción de hacer un buen trabajo, añadir valor a tu empresa y ayudarte es suficiente.

Nuestra segunda y última diferencia es que:

No costamos un euro como te puede costar el boleto. Tampoco ofrecemos un servicio que solo se puede permitir un magnate del petróleo. Los precios son personalizados, ni muy caros ni muy baratos. Solo, están hechos a medida.

Queremos dejártelo bien claro, no existen dos clientes iguales.

Tú eres nuestra máxima prioridad.

¿Quieres dar el paso y acabar con la burocracia?

CLS Consultoría
Ir arriba