Investiga tu mercado, conoce a tu público

La creación de una pequeña y mediana empresa es una ardua tarea para el emprendedor que la inicia. Una parte importantísima que debe  tener en cuenta un nuevo empresario al crear una PYME es un estudio de mercado.

¿A qué tipo de clientes vas a enfocar tu negocio? ¿Qué compran? ¿Quién compra? ¿Cómo compran? ¿Cuánto gastan? Son varias de las preguntas que uno se tiene que hacer para empezar con buen pie un negocio.

Desarrollar una planificación estratégica, que integre la viabilidad económica y el conocimiento del público al que vas a dirigirte es necesario para alcanzar tus objetivos. Un ejemplo de ello nos lo da la Radiografía del Consumidor Adolescente, desarrollada por el PreBanco de los jóvenes, Keepunto.

No obstante, cuando una pyme no tiene la capacidad para realizar investigaciones de mercado, cabe la posibilidad de contratarla o, si no es posible, realizar estudios de gabinete de la ingente producción disponible en la web.

 ¿Para qué sirve una investigación de mercado?

Elaborado junto a la Universidad Complutense de Madrid, el estudio de mercado de Keepunto se articula en torno a la premisa de la “cultura del esfuerzo” a inculcar en los adolescentes. Los datos arrojan que los adolescentes gastan cuatro veces más de su paga mensual en ropa (26 €/mes), alimentación (24 €/mes) y tecnología (20 €/mes).

Otro dato relevante del estudio señala que el rol de compra de los adolescentes es cada vez más importante. Así, 6 de cada 10 influyen en la toma de decisiones de las compras familiares sin generar ingresos, especialmente en alimentación, higiene personal y ropa.

Para integrarse en un grupo concreto, el consumo se acrecienta en productos de marca, favoreciendo su admisión. No obstante, la fidelidad de un mercado va creciendo con la madurez y la satisfacción del producto.

Por otro lado, la segmentación del propio público es necesaria. Los chicos, por ejemplo, compran para parecerse más entre ellos e invierten en bienes que les proporcionen movilidad, centrando más su consumo en la producción, es decir, en lo que se necesita para el trabajo.

Ellas, en cambio, compran productos que intenten diferenciarlas y proporcione permanencia, en especial relacionados con la casa: para su habitación, detalles que marquen la diferencia. Su consumo se centra en la formación o aspectos relacionados con el estudio y conocimiento.

 ¿Conoces tu público objetivo?

Estudios como el Keepunto y la UCM tratan de desglosan perfiles de nuevos consumidores o rastrean cambios en las preferencias de un determinado grupo de edad, entorno geográfico, es decir, cambios en el mercado. No pierdas de vista la importancia de preguntar a tu público. Y si no tienes capacidad, pide ayuda. Te ayudará a tomar decisiones.

No hay comentarios.

Agregar comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies