¿Qué forma jurídica elijo?

Al crear una empresa, una de las muchas decisiones que hay que tomar es decidir cuál será su forma jurídica. Esto se convierte en una tarea difícil si no tienes claro en qué se caracteriza y cuáles son los requisitos de cada una de ellas. Por este motivo CLS, tu consultoría en La Laguna, te presenta cuatro de las más utilizadas: Sociedad Limitada, Sociedad Anónima, Sociedad Cooperativa y Comunidad de Bienes. ¿En qué se diferencian? ¡Presta atención!

Sociedad Limitada (S.L.)

La Sociedad de Responsabilidad Limitada es aquella en la que el capital social está dividido en participaciones iguales, acumulables e indivisibles. Estas participaciones no se transmiten libremente sino que existen ciertas limitaciones.

El capital inicial de la S.L. es de 3.000 euros y deberá estar disponible en el momento de la creación de la misma. Estará formado por las aportaciones que realizan los diferentes socios y puede ser dinero, derechos o bienes que tengan un valor económico.

La Sociedad Limitada requiere un mínimo de un socio para su formación, mientras que no establece ningún máximo. Si se crea con un solo socio, recibirá el nombre de Sociedad Limitada Unipersonal (S.L.U.)

Muchos pequeños y medianos empresarios deciden apostar por ella debido a su menor aportación inicial y a su responsabilidad limitada, que permite que respondan a las deudas de la empresa únicamente con el capital aportado y nunca con sus bienes personales.

Sociedad Anónima (S.A.)

La Sociedad Anónima es la sociedad capitalista en la que, a diferencia de la S.L., el capital está dividido en acciones que se transmiten libremente.

Para crear una sociedad anónima se necesita un mínimo de un socio y una inversión inicial de 60.000 euros, que deberá estar suscrito en el momento de la creación de la sociedad y desembolsado al menos en un 25%. Si está formada por un solo socio, se denominará Sociedad Anónima Unipersonal.

Los socios tienen una responsabilidad limitada y solo responden con el capital aportado ante las deudas de la empresa.

Al igual que en las sociedades limitadas, los accionistas que forman parte de esta Sociedad se benefician de una serie de derechos: participación en el reparto de ganancias y en el patrimonio resultante de la liquidación, estar informados de la actualidad de la empresa, asistir y votar en las Juntas Generales, impugnar acuerdos y derecho a la compra preferente en la ampliación de capital o en la venta de nuevas acciones, entre otros.

Cooperativa

Las Cooperativas surgen cuando varias personas se asocian para desempeñar actividades empresariales que buscan satisfacer sus necesidades y aspiraciones. Su régimen es de libre adhesión y baja voluntaria.

Existen dos tipos de Cooperativas, las de primer y las de segundo grado. Las de primer grado deberán estar formadas por tres socios y corresponden a: Cooperativas de trabajo asociado, de consumidores y usuarios, de viviendas, agrarias, de explotación comunitaria de la tierra, de servicios, de mar, de transportistas, de seguros, sanitarias, de enseñanza y de crédito. Las de segundo grado se formarán, como mínimo, a partir de dos Cooperativas y tendrán como objetivo promover, coordinar y desarrollar los fines económicos comunes de todos sus socios y reforzar e integrar la actividad económica de la misma.

Además de las expuestas, la Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife recoge otras características de las Cooperativas:

  • Personalidad jurídica propia.
  • Existencia de un fondo de reserva obligatorio para la consolidación, el desarrollo y la garantía de la cooperativa.
  • Todos los socios participan en los excedentes netos que puedan repartirse en concepto de retorno cooperativo.
  • En las cooperativas de trabajo asociado, el número de horas al año realizadas por trabajadores con contrato de trabajo por cuenta ajena no superará el 30% del total de horas/año realizadas por los socios trabajadores.
  • Una vez restadas las pérdidas de los ejercicios, el 20% de los excedentes cooperativos irá al fondo de reserva obligatorio y un 5% irá al fondo de educación y promoción.
  • Al menos un 50% de los beneficios extracooperativos y extraordinarios se destinarán al fondo de reserva obligatorio.

La Cooperativa está especialmente recomendada para aquellas empresas que busquen la colaboración de sus socios para lograr un objetivo común. La responsabilidad de cada socio está limitada al capital aportado.

Comunidad de bienes

Según el artículo 392 del Código Civil, una Comunidad de Bienes se forma “cuando la propiedad de una cosa o de un derecho pertenece pro indiviso a varias personas”. A diferencia de las anteriores, no tienen personalidad jurídica propia ni existe un capital mínimo inicial.

Para crear una Comunidad de Bienes se necesitan a dos comuneros, que tendrán una responsabilidad ilimitada y responderán con su patrimonio personal ante las deudas si es necesario.

Los autónomos encuentran en la comunidad de bienes la forma más fácil de unirse y está especialmente recomendada para las pequeñas empresas

No hay comentarios

Agregar comentario